Viaje infinito es una escultura ideada por el artista Wilfredo Prieto, la cual se nutre de algunas tendencias como el Land Art y el Conceptualismo. Se trata de una pieza de grandes dimensiones que consiste en la creación de una autopista de 1 kilómetro que reproduce el símbolo matemático del infinito. Se edifica en el centro de Cuba en un terreno ocioso ocupado por plantas invasivas y perjudiciales y la misma contará además con cuatro vías de circulación y un puente en su intersección para permitir el tránsito en ambas direcciones.

La producción de esta pieza será realizada con el cemento ecológico LC3, producto que gracias al Dr. José Fernando Martirenas y su equipo del Centro de Investigación y Desarrollo de Estructuras y Materiales (CIDEM), está signando una revolución tecnológica y de impacto medioambiental a la que ahora se unifica el arte. El LC3 consta de una nueva formulación que permite sustituir más de un 50 % del clínquer -componente más costoso del cemento y alto contaminante- por una combinación de arcillas caoliníticas calcinadas y piedra caliza. De modo que Viaje Infinito se expanda a ser un ambicioso proyecto agroecológico forestal con un impacto local en los alrededores del pequeño poblado de Zaza de Medio, a la vez que generará en la provincia de Sancti Spíritus un enriquecimiento de su actividad socio-cultural.